Bajo la situación actual generada por el Covid-19, donde la mayoría de las empresas se han visto obligadas a implantar un ERTE, son muchos los trabajadores y empresarios que se preguntan cómo afectarán las actuales circunstancias a las vacaciones de la plantilla.

Pues bien, el periodo de vacaciones es un derecho del trabajador reconocido tanto por la Constitución Española como por el Estatuto de los Trabajadores en su art. 38, en el que se reconoce que un trabajador tiene derecho a un mínimo de 30 días naturales de vacaciones, mejorable mediante convenio colectivo o pacto individual, pero si un trabajador se ha visto afectado por un ERTE pueden darse dos escenarios posibles dependiendo de si se ha visto afectado en un:

  • ERTE de suspensión temporal del contrato de trabajo.
  • ERTE de reducción temporal de la jornada laboral.

ERTE de suspensión temporal de contrato de trabajo

En el caso de que el contrato de trabajo haya quedado suspendido a causa de un ERTE éste disminuirá proporcionalmente los días de vacaciones a los que tendrá derecho el trabajador por el tiempo que haya durado. Ejemplo: Si un trabajador tiene 30 días de vacaciones al año y ha estado afectado en un ERTE con suspensión de contrato de trabajo durante 2 meses habrá generado 25 días de vacaciones en vez de 30.

ERTE de reducción temporal de la jornada de trabajo

En el caso de que el trabajador haya visto reducida su jornada de trabajo a causa de un ERTE, esa situación, al contrario que la anterior, sí generará vacaciones por lo que no verá reducidos los 30 días de vacaciones que les corresponden o los que se establezcan por convenio colectivo, pero sí deberá percibir un salario proporcional a las horas trabajadas.

Permiso retribuido recuperable de carácter obligatorio

Hay que tener en cuenta que el periodo de “permiso retribuido recuperable de carácter obligatorio” previsto en el RD 436/2020, de 14 de marzo, y que se estableció para los días comprendidos entre el 30 de marzo y el 9 de abril de este año, no es un periodo de ERTE, por lo que los trabajadores no verán afectadas sus vacaciones ni en el número de días a disfrutar ni en el salario a percibir, quedando al margen de los dos escenarios expuestos anteriormente.

Por lo tanto, debido a la actual situación, muchas empresas se van a ver obligadas a modificar el calendario de vacaciones de toda o parte de su plantilla por causas productivas. Lo más recomendable es que esto se lleve a cabo por medio de la negociación con los trabajadores.

Gálvez Villar Abogados es un despacho de Sevilla experto en Derecho Laboral, Sindical y Seguridad Social.
¿Necesitas que te asesoremos? No dudes en preguntarnos.