El trabajo a distancia en España, desde la situación de estado de alarma, es ya una realidad y parece ser que ha venido para quedarse. Este sistema se encuentra bastante implantado en el resto de Europa, pero para España es prácticamente nueva y por fin tiene una regulación específica impulsada, sin duda, por la necesidad sanitaria.

Los aspectos mas destacables del anteproyecto de Ley son los siguientes:

El trabajo a distancia será voluntario para la persona trabajadora.

TENDRÁN PRIORIDAD DE ACCESO AL TRABAJO A DISTANCIA:

  • Personas con hijos hasta 12 años.
  • Aquellas que lo precisen para el ejercicio de su derecho a la lactancia natural.
  • Personas víctimas de violencia de género o victimas del terrorismo.

FORMA DEL ACUERDO

Deberá formalizarse por escrito y contener, como mínimo, los siguientes puntos:

  • Inventario de los medios, equipo y herramientas que precisen el desarrollo del trabajo a distancia.
  • Mecanismo de compensación de todos los gastos que pudiera tener la persona trabajadora por el hecho de prestar servicios a distancia.
  • El horario de trabajo y reglas de disponibilidad.
  • Distribución entre trabajo de presencia y trabajo a distancia
  • El centro de trabajo de la empresa a la que la persona trabajadora está adscrita.
  • Lugar de trabajo habitual.
  • Medios de control empresarial de la actividad.
  • Plazo o duración del acuerdo.

CAMBIOS Y REVERSIONES EN EL ACUERDO

El cambio de las condiciones del trabajo a distancia, así como la reversión al trabajo presencial, requerirá la voluntariedad de la persona trabajadora y ésta tendrá derecho preferente frente a otras personas a ocupar un puesto de trabajo presencial en la empresa.

DERECHOS PARA LAS PERSONAS TRABAJADORAS A DISTANCIA:

  • Derecho a la carrera profesional: Este derecho tiene una doble vertiente: la formación y la promoción profesional. En este sentido, la empresa debe adoptar las medidas necesarias para que las personas trabajadoras participen en las actividades formativas y, además, deberá informar a la persona trabajadora a distancias de las posibilidades de ascenso que se produzcan, ya sean para un puesto de trabajo a distancia o presencial.
  • Derechos de contenido económico: La persona trabajadora tiene derecho a que la empresa dote de los medios, equipos y herramientas necesarias para el desarrollo de la actividad a distancia, además deberá sufragar la totalidad de los gastos que la misma produzca.
  • Derechos con repercusión en el tiempo de trabajo: En el anteproyecto de Ley se prevé que la persona trabajadora pueda alterar su horario de trabajo, es decir, teniendo un horario flexible, pero siempre respetando los tiempos de disponibilidad obligatoria y el tiempo de desconexión digital.
  • Derecho a la prevención de riesgos laborales: Esta modalidad de trabajo esta considerada, por su propia naturaleza, como de especial peligrosidad y por ello está prohibida para las personas menores de edad. El anteproyecto de Ley prevé la necesidad de aplicar una política preventiva que tenga en cuenta los riesgos psicosociales, ergonómicos y organizativos que puedan ocasionar el trabajo a distancia.
  • Derechos relacionados con el uso de medios digitales: Por la especialidad de esta forma de trabajo, en lo que respecta al poder de control del empleador, se garantiza el derecho a la intimidad y a la protección de datos de la persona trabajadora debiendo asegurarse la idoneidad, proporcionalidad y necesidad de los medios de control que pueda utilizar el empleador. Del mismo modo, se reconoce a la persona trabajadora el derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo.
  • Derechos colectivos. Se garantiza el derecho a poder comunicarse no solo con la representación legal de los trabajadores, sino además con el resto de las personas trabajadoras suministrando la empresa elementos precisos para facilitar la comunicación, así como un tablón virtual.

Gálvez Villar Abogados es un despacho de Sevilla experto en Derecho Laboral, Sindical y Seguridad Social.
¿Necesitas que te asesoremos? No dudes en preguntarnos.